La Sociedad del empobrecimiento

La señorita Kilman haría cualquier cosa por los rusos, se mataría de hambre por los austriacos, pero en su vida privada torturaba sin piedad a las personas que tenía cerca, tal era su insensibilidad. La Sra Dalloway de VIRGINIA WOOLF.

No hace falta ser ningún sabueso para darse cuenta de un hecho: nos embrutecemos  y nos empobrecemos a marchas forzadas, y de una manera tal que el tema llega a resultar recalcitrante.

No se necesita más que una pequeña dosis de observación para concluir, por un lado,  que todos estamos mucho más alterados de lo normal, y por otro, que la superficialidad campa a sus anchas, valga el coloquialismo, con enfermiza comodidad por todas las esquinas sin dejar indemne recoveco alguno.

Pongamos como dato fiel y estadístico, los doscientos ciento cincuenta comentarios o más que puede arrojar en la red “social” una jovencita o un jovencito que se prestan a posar, nada menos que en cueros, frente a toda la vorágine, ávida de este tipo de frivolidades . Tan pronto esta muchedumbre se despacha con una serie de descalificaciones y tonterías varias como se abre un debate, por llamarlo de alguna manera, falto o carente de toda clase y gusto.

Es más; si estableciéramos un agravio comparativo entre extremos, citemos por caso…entre este supuesto real de la chica o el chico  expuestos en el facebook y una publicación en otro medio digital de un Diario cultural de bastante calado cultural e intelectual,  ésta misma noticia, (que debería provocar gran interés) arroja en la red cero comentarios.

El hecho, como quieran llamarlo sociológico o de masas, (que debiera hacernos enrojecer las mejillas),  no tan reciente y por desgracia tan arraigado en esta red de amigos putativos (porque nunca llegan en verdad a serlo),   denota… en primer lugar que somos una sociedad empobrecida, si me permiten el calificativo, en términos de Respeto, de Cultura, de Comunicación, de Valores, de Amor a uno mismo, de Tolerancia, de Sensibilidad y de un largo etcétera;

Y en segundo lugar, se subraya que hemos perdido algo más que la Dignidad por el camino.

He mencionado tanto a los jóvenes que provocan irrespetuosos comentarios como la noticia del diario cultural que carece de inmediatez numérica, por una simple razón :

La asombrosa diferencia entre la repercusión mediática de los primeros y la aparente y escasa provocación de la segunda (aunque tenga miles de visitas, reconozcamos que no todo está perdido) lleva llamando insistente y de manera olfativa a las puertas de mi asombro. Y es que la vida nunca deja de asombrarme. Y que nunca deje de hacerlo; como escribía Platón “Del asombro sale el pensamiento”. Eso sí. ..que siempre sea para bien. Pues eso.

USUE MENDAZA

music

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s